A estos niños se los denomina de diferentes maneras tales como: superdotados, sobredotados, talentosos, genios o personas con don, lo que en ocasiones tiene como consecuencia el hecho de no saber si se está hablando de lo mismo o bien de algo diferente.