Contacto


Teléfono:

Email:

Web:

Es una capacidad típica del ser humano a través de la cual podemos relacionarnos, compartir conocimientos, acceder a la vida social y al aprendizaje.

 

La agudeza auditiva es una facultad dañada en mayor o menor medida, comenzando a hablar de deficiencia auditiva cuando las pérdidas provocan que la audición sea cada vez menos funcional. Para determinar el grado de pérdida auditiva se tienen en cuenta la intensidad y la frecuencia. Cuanto mayor sea la pérdida auditiva mayores consecuencias tendrá en el desarrollo del lenguaje y de los procesos cognitivos. Podemos diferenciar entre:

  • Pérdida ligera o leve: la pérdida auditiva es de entre 20 a 40 decibelios. Los niños con esta pérdida captan el habla y aprender a hablar espontáneamente de forma correcta. Este grado de pérdida suele pasar desapercibida, por lo que puede originar, si no se tratan adecuadamente, dificultades en el aprendizaje, falta de atención e incluso un leve retraso del habla y del lenguaje. Se benefician del uso de audífono.
  • Pérdida media: la pérdida auditiva es de entre 40 y 70 decibelios. Se percibe el habla y el lenguaje se desarrolla de forma espontánea, aunque con algún problema. De no ser tratadas precozmente se pueden producir retrasos en el lenguaje y habla, problemas del aprendizaje y falta de atención. Se suelen beneficiar del uso de audífono y apoyo logopédico.
  • Pérdida severa: la pérdida auditiva es de entre 70 y 90 decibelios. El lenguaje no se desarrolla espontáneamente. No es posible la audición del habla y se producen los mismos problemas que en las hipoacusias medias pero de forma más grave. Es imprescindible el uso de audífono y el apoyo logopédico.
  • Pérdida profunda: la pérdida auditiva es superior a 90 decibelios. En este tipo de hipoacusia, es imposible percibir el lenguaje por vía auditiva por audífono, por lo que hay que emplear otro tipo de amplificadores (como el implante coclear). Las consecuencias de este tipo de hipoacusia pueden ser muy importantes si no se tratan rápidamente.
  • Cofosis o pérdida total de audición: se da a partir de 120 decibelios y se da en escasas ocasione.